Follow by Email

jueves, 22 de enero de 2009

Iquitos


Miro el amanecer y veo el multicolor que hay entre la alegría, la ternura y un toque de color del futuro con un berrinchoso pincel de esperanza; que a pesar de lo que sucede, no se puede dejar de amarla, si te seduce con su voz melodiosa en las calles, invitándote a embriagarte de su contagiante alegría mesclada con su dulce caricias de viento cargadas de aroma de pasiones, que te envuelve al ritmo de su música que cuenta el misterio que oculta aquel basto espesor de color verde que inspira a explorarlo, y a quedarse extasiado por la textura de y la suavidad de su dulce roce de sus manos en forma de ramas y de sus dedos en forma de hojas.

La gente que en ella habita, a pesar de lo vivido, de lo trajinado de sus vidas, se ve la sonrisa que te llama, y que te hipnotiza como aquella mujer mala que te hechiza el corazón para hacerte quedar y asi nunca mas dejar de amarla, pues ella no ve colores ni razones, además de no conocer autores, yace sus oídos sordos ante sus detractores, además que se esfuerza por proteger de los suyos como una madre a sus hijos, como aquel pajarillo que va en busca de alimento para sus polluelos (que forma más implícita de demostrarnos su amor), su mas claro ejemplo son su puertos.

Es difícil olvidar su hermosos ojos grandes que imponen su hermoso color, esos ojos verdes que me vieron nacer, y sus oídos que en su silencio, me oyeron decir mis primeras palabras, si cada vez que me siento sucio, con sus manos húmedas mojan mi cuerpo y me limpian del triste dolor del día, si con sus profundos suspiros de cada atardecer que dan paso a sus noches; aquellas noches que te invitan a zambullirte en sus más profundas y negras y cristalinas aguas, para caer rendido y hasta embriagado de amor como aquella hermosa silueta que sus pescadores vieron en la longevidad de sus venas al atardecer.

Aun no puedo olvidar las veces que me sedujo, y que en sus brazos quede dormido gracias a su dulces, amargos y burbujeantes sabores de sus noches llenos de fantasías, cargadas de algarabía juntos a sus hermosas siluetas que duermen en el día, pero que en sus noches se despiertan para hacer caer al más duro y extraviado visitante-que anda distraído por la hermosura que lo envuelve- a ser parte ella.

Y como olvidar aquellas veces que estuve solo, y ella estuvo ahí abrazándome con su lluvia, empapándome de su amor y de su ternura, no importándole si es noche o de día, aquellas veces que las pase frente a la fuente de su propia vida, frente a aquella arteria del cual brota su más profundo suspiro, que con sus abatidas aguas que se mueven como la siluetas caprichosa de sus mas hermosas mujeres, al ritmo de su pandillada y al compas del mas profundo silencio de sus olas, se gano el nombre de ser el más caudaloso del mundo, ese de color marrón, ese que cuando el sol está en su cenit, brilla como el mas preciado y refinado oro.

Aun recuerdo las veces que quise olvidarme de ella, las veces que me fui en busca de un nuevo amor, en la búsqueda de una nueva aventura, aquellas veces que trate de olvidarla en los brazos de las noches mas bohémicas de otras ciudades, por más que siempre no quise recordarla, en mi mente retumbaba su nombre, su belleza, aquella hermosa voz-de sus mas imponentes expositores-que con sus mas bellos cantos te despiertan en cada amanecer; ella estuvo en aquel mismo lugar de siempre con sus brazos abiertos esperando mi regreso, como aquel hijo prodigo, que nunca olvido de donde salió.

Recuerdo a una anciana de cabello de color plata contar de sus mitos; describir tan fácilmente aquella apariencia misteriosa e ilusoria difícil de creer, pero que se desviste ante el mas avezado incrédulo que se anime a navegar y disfrutar de sus quietas, caudalosas y alucinantes ríos de sus cuentos y leyendas, capaces de hacer naufragar al mas descuidado marinero, navegante-andante del mas recóndito lugar de este basto mundo.  

¿Porque no amar a Iquitos? ………sino, pregúntale a los que se han ido

4 comentarios:

Paco Bardales dijo...

Bien ahí, estamos aprendiendo, ahora hay que aprender a comentar, y además, hay que postear más.

Saludos,

MUSMUKEANDO - FRANZ MAX dijo...

a postear a chambear!1 a escribir ! a morir un poco! a dejar k la lucra salga!

saludos

levis dijo...

gracias a todos los que puedan comentar....estasmos aprendiendo jeje

Piero Villacorta dijo...

Sigue así